04 noviembre 2008

Emos los inadaptados de siempre ?

[emos2.jpg]

 

 

Perseguidos por la ortodoxia y despreciados por la hetorodoxia establecida, los emos han conquistado, sin proponérselo, el reconocimiento público. Las agresiones sufridas en varias ciudades del país les ha dado rostro de tribu transgresora de la moralidad establecida. En este texto, el relato de un mediodía de protesta fallida contra la intolerancia en la glorieta de Insurgentes del DF.

 

Su pantalón entalladísimo, que lo hace ver mucho más delgado de lo que es, está sujeto por un cinturón de hebilla en forma de audiocasette; arriba asoma el resorte de sus boxers negros con muñequitos coloridos. Sus zapatos bajos Converse, también son negros, igual que el chaleco que cubre una camiseta corta de un gris deslavado. El cabello ha sido domado con gel, un tupido mechón hacia arriba, otro a un lado y el fleco de rigor sobre media frente, aunque no alcanza a cubrir sus ojos expresivos, de niño, como su rostro moreno.

 

Tiene 15 años y desde hace uno y medio es emo aunque a su mamá no le parezca. “Me dice ‘pinche emo puto’, pero no importa, mi hermano sí me hace el paro” —dice, con una sonrisa. Viene de San Pedro Martir dos o tres veces a la semana a la glorieta de Insurgentes a pasar el rato. “Acá la banda es tranquila, pero no falta el que nos chinga. Nos escupen, nos patean, nos insultan, pero aquí nos apoyamos”.

 

La ropa la compran en varios tianguis y tiendas. “En el Chopo ya se empezaban a poner puestos para emos, pero ya no podemos ir, porque nos corrieron los punks y los skinheads. Dicen que no tenemos ideología, pero no es cierto”, dice el mismo emo. Pero todavía les quedan Pericoapa, Tepito, el tianguis de la San Felipe o, para los que tienen varo, boutiques como Zara, Bershka y Pull and Bear. “También si te late la onda puedes hacer entubados tus pantalones, nomás los cortas, los coses y ya”, dice una joven emo que estudia la prepa en Icel. Viene con dos amigas emos de la Obrera, su colonia. “Acá nos juntamos miércoles, viernes y sábados, nomás a estar, ver a la banda y, si acaso, pistear”.

 

El espacio es compartido con otro colectivo asiduo al sol intenso sobre la plancha de Insurgentes: gays y lesbianas. “Son buena onda, y también hay emos gays, no hay pedo”, dice una joven de camiseta rosa. “Un peso, carnal”, talonea un emo con cualquiera al que se le note lo colado. Ya lleva varias cooperaciones. Un chavo le pasa una moneda. “Vamonos, güey, ya va a salir la marcha”. Uno de sus amigos se le acerca y mira al donador. “Mejor pídele un beso”. Luego añade sonriente, “si quieres, amigo, yo te lo doy”.

(Pausa académica. René Jiménez es coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia Social en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. Los emos —considera— escapan a la moral establecida y una de sus formas simbólicas de rechazo es romper con la caracterización femenina-masculina. Ambos géneros se visten, peinan y maquillan de manera muy similar. “Puedes estar viendo por atrás a un emo y no saber si es hombre o es mujer, porque esa es una forma de rechazar a la cultura que los tiene reprimidos y marginados”.)

 

Cada quien su gueto

Ya se han juntado unos 300 adolescentes en la explanada. Casi todos emos, pero también hay darks —gabardina aterciopelada y maquillaje a punto de correrse por el sudor—, punks —picos de cabello engominado, pantalones entallados, botas—, hardcore —cabello corto y mechón rojizo bajo la nuca— metaleros —camisetas negras, cinturones con estoperoles—, eskatos —tenis Vans, camisetas holgadas y patineta—, y hasta unos cuantos reguetoneros —camisetas y pantalones enormes, botas, pelo corto, gafas de sol, cadenas, gorra de beisbolista. También hay grupos gays, menos afanosos para distinguirse por el atuendo, muchos policías, reporteros y mirones. Las mantas están listas mientras los organizadores acaban de ponerse de acuerdo con la polícia. Un hombre maduro, frágil y sonriente, se pasea con una pancarta de unicel en forma de paloma con la palabra “paz” y un cartón: “No a la violencia contra los jóvenes”. Está a punto de comenzar una marcha por la tolerancia.

 

“Yo me enteré por unos volantes, está bien para protestar y para que ya no nos molesten”, dice otro emo. La convocatoria también corrió por Internet, igual que la del día de las agresiones en Querétaro, el 7 de marzo, o las del 15 en el DF . “A mí me tocó estar ese día, pero a la mera hora les fue peor, porque no nos dejamos. Pinches punks”. Uno de sus amigos lo interrumpe: “Espérate, no eran punks, eso dijeron para que se armara desmadre”. Mientras esperan que parta la marcha, los jóvenes se toman fotos y videos con sus celulares. Todos los locales de Internet alrededor de la explanada están repletos. La nueva tribu vive en su parcela virtual antes que en el espacio real.

 

“A ver, dejen espacio para que se vean las mantas”. Risas, movimiento, cámaras disparando a cada detalle. Los policías ya forman valla. Un líder descontento se queja de los organizadores: “No se vayan compañeros, hay que señalar a los que quieren manipular esta marcha. No a la intromisión partidista. No a la discriminización”. Igual la marcha ha comenzado. Ambiente festivo, emos coreando consignas por la libertad de ser lo que les da gana. La ilusión se rompe a las primeras mentadas. En el Chopo se alzó el no pasarán y quien se oponga que le entre a los madrazos. “Que primero aprendan a pensar”, dice una chava dark que sale del legendario tianguis de la colonia Guerrero.

 

Atuendo mata neuronas, o las multiplica, según la identidad asumida por el declarante.

 

 

Antes que los emos surgieron sus detractores. En Google hay más de 89 mil entradas con la palabra “antiemo”. La moda de las críticas y los ataques transita entre el franco relajo, la erudición purista —el rock y la contracultura es territorio exclusivo de los iniciados y cualquier profanación merece castigo—, el socorrido insulto homofóbico, el chantaje moralista —estos pubertos no saben lo que es la vida— y el odio sin adjetivos. La marcha se aleja al Hemiciclo a Juárez con menos alharaca y una idea más clara de las diferencias que los separan de sus iguales.

(Con información de Rocío Sánchez)

10 comentarios:

Anónimo dijo...

hola saludo a todas mis panas emos+
y que sigan pase lo que pase estare con tigo y quisirea ser emo yo tambien soy de venezuela

leonel Alonzo dijo...

ke ohda soy emo y kiero decirle o todos lo emo ke hay ko sigan siendo lo ke mas nos gusta ser komo somos

Anónimo dijo...

Hola,la tribu esa de los malditos emos, son solo unos desorientados, y quieren que los demas jovenes cuerdos, hagan lo mismo, me estoy sintiendo afectada por la influencia de estos malditos, en la vida de mis sobrinos, los amldigo mil veces.

hadita dijo...

ola D: todo ezto m guzta
en realidad emo no ez moda
ez una forma de vivir
i aun azi noz descriminen
aganlo k agan zegimoz en pie
bueno lez dejo mi msn


LsA_haditavampidita@hotmail.com

Anónimo dijo...

holaaaaaaaaaaa que honda. amis carnales los emos la neta les quiero mucho somos lo mejor los emos vamos for 100 pre ya somos lo mejor tenemos todos juntos luchar por nuestra tribu burno chaoooooooo los quiero este comrntario es lo mejor gracias alrjo for apoyar los emos
att... 3mocam

Anónimo dijo...

la madre d los antiemos...
odio a los antiemos son unos mal parios k no sabn k sgnifik ni nuestra kultura
no tnn l criterio ni bac pa dskriminarnos
VIVAN LOS EMOS y nos dfnderemos hata la muerte no joda..!
apollemos al EUCLA...
EMOS UNIDOS CONTRA LOS ANTIEMOS

Anónimo dijo...

ESTAL MAL PUTA BASURA EMO DE MIERDA SOY ANTIEMOS , LOS EMOS SON UNA MIERDA YO TENGO CRITERIO PARA DISCRIMINARLOS SON UNOS FASCISTAS PERRAS DE MIERDA
VIVA EL PUNK
MUERTE A LOS EMOS DE MIERDA

francis dijo...

yo soy emo que me importa los kudai ya fueron y los dejo mi mensaje y me gustaria estar en la banda para siempre .

Anónimo dijo...

me encantan los emos

Anónimo dijo...

hola mi nombre es genesis y me gustaria ser emo

Publicar un comentario

Gracias por participar en ♫ Estación MusiKal ♫, espero q dejes todos tus puntos de vista, sean bueno o malos, y recuerda afiliarte a la pagina para recibir directamente nuestras entradas en cu correo.

Para una óptima visualización sugerimos: Resolución 1024 x 768